Tyrannosaurus Rex

Si bien el Tyrannosaurus Rex es por lejos el ejemplar más popular entre los dinosaurios carnívoros bípedos, no fue el cazador terrestre más grande de aquel tiempo. Hubo uno que lo superó en tamaño y ferocidad. Pincha aquí para conocer a quien pudo ser su rival.

El Tyrannosaurus fue un dinosaurio terópodo que vivió a finales del Cretácico hace unos 68 a 66 millones de años en lo que hoy es Norteamérica. Compartió su hábitat y periodo con uno de los herbívoros más reconocidos, el Triceratops.

El significado de su nombre -comúnmente abreviado como T-Rex, y castellanizado como tiranosaurio- vendría siendo algo así como el “rey lagarto tirano”. Nada que ver con lo que vemos en las películas de Parque Jurásico, donde de tirano no tiene nada. ¡El dinosaurio Rex es el héroe y se roba la película!

El Tyrannosaurus Rex es por lejos el ejemplar más popular de esta categoría, sin embargo, no fue el cazador terrestre más grande de aquel tiempo.
12 metros de largo, 4 de altura (hasta las caderas) y 8 toneladas de peso.

¿qué comia el tiranosaurio rex?

Si bien, otros terópodos superaron por lejos al Tyrannosaurus Rex en tamaño, aún es reconocido como uno de los mayores animales carnívoros del planeta. Sin embargo, uno de los grandes temas que aún se debaten dentro de la paleontología moderna es si éste ¿fue realmente un depredador o un carroñero?

¿Depredador o carroñero?

El debate es muy antiguo. Ya en 1917 se hablaba de la posibilidad de que el tiranosaurio fuese un carroñero, debido al hallazgo de un fósil muy bien conservado de uno de sus parientes cercanos, el Gorgosaurus, cuyos dientes mostraban muy poco desgaste. Sin embargo, este argumento ya no tiene asidero en el mundo científico ya que hoy en día se sabe que los terópodos sustituyen sus dientes continuamente.

Desde los primeros descubrimientos fósiles de Tyrannosaurus se ha dado por hecho de que fue un depredador. Lo cual no implica, que al igual que los grandes cazadores modernos, estos pudieran limpiar cadáveres encontrados o bien aprovecharan la oportunidad de quitarle presas muertas a otros depredadores.

Estos son algunos de los argumentos de quienes afirman que el T-Rex era un animal carroñero:

  • Sus brazos eran demasiado cortos y no tendrían la suficiente fuerza de agarre para sostener a una presa.
  • Tenía grandes nervios olfativos con los que podría haber detecto cadáveres a grandes distancias, como los buitres modernos.
  • Sus dientes podían moler huesos, y así extraer mucha más comida, médula ósea, de los restos del cadáver, incluyendo partes menos nutritivas. 
  • Sus presas corrían rápido y ellos aparentemente solo caminaban.

Por el contrario, quienes respaldan que fue un depredador de tomo y lomo concluyen:

  • Estudios recientes sugieren que el Tyrannosaurus, pese a ser más lento que los depredadores terrestres modernos, bien pudo haber sido lo suficientemente rápido como para cazar.
  • Tenían visión binocular incluso mejor que la de los halcones modernos. Si hubiesen sido carroñeros puros, que no habrían necesitado esta vista avanzada.
  • Se han hallado osamentas de otros dinosaurios con secuelas de lesiones infringidas por Tyrannosaurus y luego sanadas, suponiendo haber sobrevivido a la depredación activa del Rex.

Finalmente, para sostener la teoría de que el Tyrannosaurus era solo carroñero, otro tendría que haber ocupado su puesto en la pirámide del Cretácico. Los otros tiranosáuridos se parecen tanto al Rex que sólo quedarían pequeños dromeosáuridos como los únicos candidatos a ocupar su lugar. De ser así, quienes defienden esta tesis concluyen que bien pudo robarles las presas a estos depredadores más pequeños. Sin embargo, la mayoría de los estudiosos del tema aceptan que el tiranosaurio fue un depredador y un carroñero a la vez, tal como la mayor parte de los carnívoros modernos, que rara vez son estrictos depredadores o carroñeros y su comportamiento más bien responde a la disponibilidad de la presa.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Síguenos en Facebook! para mantenerte aún más cerca de estos gigantes.

Un comentario sobre “Tyrannosaurus Rex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *