Velociraptor


El Velociraptor, del latín “ladrón veloz”, fue un dinosaurio carnívoro bípedo del género de los terópodos dromeosáuridos, que vivió hacia finales del período Cretácico, unos 75 a 71 millones de años atrás.

Seamos francos, antes de la saga de Jurassic Park no lo conocía ni Dios… Pero hoy su fama ha llegado a tal punto, que supera por lejos en googleo al mítico Tiranosaurio Rex.

¿De dónde procede el Velociraptor?

Todos los especímenes de raptores conocidos han sido descubiertos en Asia Central, específicamente en Mongolia o en la zona china de Mongolia Interior.

Habitaba lo que hoy es Mongolia.

El Velociraptor del cine

Aparentemente el Velociraptor fue bastante distinto al que nos han presentado en las ficciones de Hollywood. De hecho, lo que nos vendieron en las películas es una versión lampiña de su pariente tamaño XL, el Deinonychus (del griego “garra terrible”). Un dinosaurio emplumado descubierto en los sesenta en Estados Unidos, de mayor peso y tamaño.

Muchos hallazgos recientes concuerdan en que algunos dinosaurios tenían plumas.

¿Cómo era en realidad el Velociraptor?

Si quisiéramos acercarnos un poco más a la imagen de este dinosaurio, sería menos parecido a un reptil de sangre fría y más parecido a un ave, de sangre caliente. Sería de tamaño pequeño (un poco más grande que un pavo), con plumas y afiladas garras en sus cuartos traseros, probablemente para matar a su presa. Quizás como el amigo de esta ilustración. Menos vendible que el de la pantalla grande, por cierto.

El Velociraptor sería más parecido a un ave (con plumas) que a un reptil.

La garra del Velociraptor

En 1971 se encontró un conjunto de fósiles al que llamaron “dinosaurios luchadores”, que contiene los restos de un Velociraptor y un Protoceratops, posiblemente muertos en pleno combate. Estos hallazgos han entregado datos determinantes para deducir el comportamiento del raptor.

El cuadro es el siguiente: La garra del Velociraptor yace clavada en el cuello del Protoceratops, sugiriendo que pudo haberla usado como arma de precisión para dar muerte a su víctima; perforando la yugular, la carótida o la tráquea. Y no como un mero instrumento para cortar y desentrañar el abdomen.

El hecho de que su garra haya sido un elemento de perforación más que de corte se infiere también por su morfología. Sus bordes eran redondeados y poco afilados. Y de haber tenido filo, difícilmente podría haberlo mantenido, salvo que fuese retráctil, como en los felinos. Pero esto último, hoy se sabe que no era así.

El siguiente video recrea una batalla entre dos especies, el Velociraptor y el Protoceratops. Aquí se observa el uso de su garra como arma para perforar y también se observa el sistema de caza cooperativa. ¿Mito o realidad?

¿Cómo cazaba el Velociraptor?

El Deinonychus, el ejemplar que inspiró la versión del raptor en las películas de Parque Jurásico, como mencionamos anteriormente es genéticamente muy cercano al Velociraptor, lo que podría suponer que actuaban de manera similar. Pero no es así.

Hay bastante evidencia de Deinonychus encontrados en grupo junto a herbívoros de mayor tamaño, lo cual podría sugerir comportamiento de caza colectiva. Pese a esto, todos los hallazgos fósiles de Velociraptor y otros dromeosáuridos en Mongolia han sido ejemplares aislados y muy distantes unos de otros.

El único vestigio descubierto, que podría suponer comportamiento social entre raptores proviene de una impresión de huellas de media docena de individuos juntos en China. Por lo tanto, con la evidencia existente no podríamos deducir que el Velociraptor cazaba en grupo. Es más, ningún otro grupo de fósiles de dromeosáuridos ha sido hallado en asociación cercana.

Retención de presa de ave rapaz

En 2011 surgió una nueva teoría respecto del método empleado por los dromeosáuridos para cazar. Éste se conoce como “Retención de presa de ave rapaz”, justamente por ser el modelo de depredación utilizado por este tipo de aves.

Tal como las aves rapaces, se propone que el Velociraptor podría haber saltado sobre su presa y aferrado sus garras en forma de hoz. Incluso, tal como las águilas, los raptores podrían haber comenzado a alimentarse de su víctima aún estando viva, a la espera de que muriera desangrada.

Esta tesis se basa en similitudes morfológicas entre las proporciones de las patas de los dromeosáuridos y varios grupos de aves de presa que viven en la actualidad.

Las patas del Velociraptor eran muy parecidas a los de las águilas y también su forma de cazar.

El método de Retención de presa de ave rapaz también adquiere consistencia si nos fijamos en otros aspectos de la anatomía del Velociraptor, como sus brazos cubiertos de largas plumas, que podrían haber funcionado como estabilizadores al tiempo que aleteaba mientras sostenía a su presa con su garras.